Diario Sostenible

Baños de bosque y sonoterapia en la Cuenca del Lago Ranco: los efectos terapéuticos del contacto con la naturaleza

Por Valentina Cortés Lehuei / 11 de junio de 2024 | 17:50
Shinrin-yoku o baños de bosque. Crédito: Cedida.
Desconectar del ajetreo de la vida cotidiana y sumergirse en la serenidad de los bosques, mientras exploras nuevas formas de cuidar tu cuerpo, mente y espíritu, son algunos de los beneficios.
Atención: esta noticia fue publicada hace más de 12 días

En el corazón del Parque Nacional Alerce Costero, en la cuenca del Lago Ranco, donde la majestuosidad de los alerces milenarios se encuentra con la serenidad de los sonidos naturales, existe la forma de llevar en estas vacaciones de invierno concentración y plenitud.

Esto es lo que te ofrece Turismo KimKelen, quienes desde el 2019 trabajan en la introducción de los baños de bosque y la sonoterapia en Chile, brindando a sus visitantes una experiencia sensorial incomparable.

En el recorrido los visitantes aprenden sobre los beneficios documentados científicamente de los bosques para la salud mental y física. 

Sonoterapia.

Así lo relata la psicóloga, fundadora y miembro del equipo de Kimkelen, Yessica Muñoz, quien detalla parte de esta experiencia.

“El viaje comienza con una preparación mediante sonoterapia, donde se utilizan cuencos tibetanos, gongs y otros instrumentos para ayudar a los visitantes a conectar con su cuerpo y relajar su mente. El recorrido completo por el parque puede tomar media jornada”, comenta.

Conexión con lo natural

Shinrin-yoku o baños de bosque, es una terapia que comenzó a desarrollarse a inicios de la década de 1980 impulsada por la Agencia Forestal de Japón con el propósito de poner en valor los bosques y contribuir a combatir el estrés de la población.   

Según un estudio de Núcleo Milenio Para Mejorar la Salud Mental de Adolescentes y Jóvenes (Imhay), una “caminata de media hora más quince minutos de contemplación del entorno- efectivamente reduce la ansiedad”.

Por otra parte, con la sonoterapia, los visitantes tienen la oportunidad de sumergirse en la armonía de los sonidos naturales y terapéuticos, incluyendo cuencos de cuarzo, campanas de viento y flautas. 

“Durante el trayecto, se realizan varias estaciones dedicadas a diferentes sentidos. Por ejemplo, se realizan actividades específicas para estimular la vista, el oído, el olfato y el tacto, y finalmente, en el alerce milenario "El Gran Abuelo", se realiza la estación del gusto, donde se comparte un té y una merienda ligera que cada persona trae consigo”, explica Yessica Muñoz. 

Dentro de los servicios que ofrece Kimkelen, también se incluye la gestión en la entrada al parque y el transporte con un chofer experto en la zona, garantizando una llegada segura y sin inconvenientes para cada visitante. 

Conoce más información sobre esta experiencia, sus beneficios y consulta por la disponibilidad de los servicios, siguiendo las redes sociales de Turismo Kimkelen como @kimkelen.cl, o escribiendo al  Whatsapp +56 9 9196 8716.

Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?